Venezuela. La escasez convierte a Caracas en la capital mundial de las colas