Un curioso efecto de la recesión. La fiebre de las recompensas llegó a Gran Bretaña