Los efectos de la crisis financiera. La fiebre del oro atrae a delincuentes y especuladores