Opinión. La furia del volcán, contra la ilimitada arrogancia del hombre