Opinión. La geopolítica de la recesión