Opinión. La gran sorpresa: los pronósticos que no se cumplieron