La guerra en Irak costaría US$ 2 billones