La hipótesis de una salida se reinstala

Alberto Zanconato
Alberto Zanconato MEDIO: Agencia ANSA
(0)
22 de octubre de 2015  

El dilema de Siria transita entre el fortalecimiento del apoyo ruso al presidente Bashar al-Assad o el inicio de un proceso para su salida de la escena política, una intríngulis que se agudizó tras la visita a Moscú. Un cúmulo de preguntas disparó la reunión entre Vladimir Putin y el "rais" sirio, en su primera misión en el extranjero después de más de cuatro años de guerra civil. Pero, por ahora, sólo es una hipótesis la eventual "estrategia de salida" del líder.

De hecho, el liderazgo de Al-Assad fue dado por terminado más de una vez desde que comenzó la guerra y nunca se concretó. El momento más dramático para él fue después de un ataque con bombas en la capital en julio de 2012. Entonces, informes de prensa afirmaron que se había refugiado en su bastión de Latakia y que su esposa e hijos habían escapado hacia Rusia. Pero los rumores pronto resultaron ser falsos. Incluso a finales de agosto pasado, en una entrevista, Al-Assad dijo que tenía "gran confianza" en que Moscú lo seguirá apoyando, porque "ni en sus tiempos la Unión Soviética ni después Rusia jamás han apoyado a un presidente y decidido luego abandonarlo".

Era inevitable, sin embargo, que la reunión inesperada de ayer en el Kremlin planteara una serie de preguntas sobre un posible cambio en la estrategia de Rusia, teniendo en cuenta las palabras de Putin, que pidió "una solución política al conflicto sirio", incluidos "todos los grupos políticos, étnicos y religiosos". Para reforzar esos interrogantes emergieron llamadas telefónicas del líder del Kremlin con el rey saudita Salman y con presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dos de los máximos exponentes del frente de férrea oposición a Al-Assad.

Como era de esperarse, resurgieron los rumores de una posible salida del escenario del líder sirio en la prensa de los países hostiles al régimen de Damasco.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.