La historia del inglés que estuvo preso en Guantánamo y se inmoló por Estado Islámico