La huelga obligó a cancelar miles de vuelos en Francia

Se suspendió ayer el 80% de los viajes
(0)
28 de mayo de 2003  

PARIS (Reuters).- Decenas de miles de viajeros quedaron ayer varados en los aeropuertos parisienses, los niños no pudieron asistir a clase y las montañas de basura inundaron las calles de la capital y otras ciudades de Francia a raíz de las huelgas convocadas en rechazo a las reformas que impulsa el gobierno en el sistema de pensiones y educativo.

Miles de vuelos tuvieron que ser cancelados, postergados o enviados a otros aeropuertos debido a que la segunda huelga de controladores aéreos en dos meses virtualmente paralizó el tráfico de aviones.

La medida afectó el 80 por ciento de los 4000 vuelos que llegan o despegan de Francia diariamente, causando millones de dólares en pérdidas a la industria aeronáutica y golpeando especialmente a las aerolíneas francesas.

En el extranjero, mientras tanto, miles de viajeros quedaron varados en los aeropuertos debido a que sus vuelos con destino a Francia fueron cancelados abruptamente.

Alto precio en Londres

Sólo desde Gran Bretaña, más de 220 vuelos fueron cancelados y la aerolínea British Airways pagó el precio más alto, ya que tuvo que cancelar 103 de sus 120 vuelos a Francia. Otros 100 vuelos procedentes de Alemania y España fueron cancelados y la aerolínea alemana Lufthansa dijo que tuvo que cancelar 80 de sus vuelos al país.

El aeropuerto de Orly, en los suburbios del sur de la capital francesa, estaba ayer casi desierto y las pantallas que anuncian las llegadas y salidas de los vuelos en sus terminales aparecían con el aviso de "vuelo cancelado".

Decenas de miles de manifestantes se lanzaron a las calles de varias ciudades para protestar. En París, los organizadores de las protestas afirmaron que unas 45.000 personas participaron en una marcha, aunque la policía dijo que fueron 27.000.

Por su parte, los barrenderos se negaron a hacer sus rondas en la capital francesa por segundo día consecutivo y los trabajadores de la ciudad portuaria de Marsella tuvieron que sufrir las consecuencias de una huelga de ómnibus y conductores de trenes.

Clases suspendidas

Los maestros de las escuelas estatales abandonaron las aulas para protestar también por la reforma al sistema de pensiones y la descentralización de la enseñanza. Los docentes se han levantado en pie de guerra contra los planes de descentralización de los fondos destinados a la educación, porque temen que tal decisión lleve a un recorte de puestos de trabajo. También se oponen a la propuesta del gobierno de hacer que todos los asalariados trabajen más tiempo -hasta que tengan 65 años- para cobrar el total de sus pensiones.

Las protestas podrían agravarse en los próximos días, ya que los sindicatos han convocado para el próximo 3 de junio a una nueva medida de fuerza que denominan "la bomba atómica social", una huelga indefinida en los ferrocarriles y los transportes en los principales centros urbanos del país.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.