La Iglesia Anglicana nombró a su primera obispa