La Iglesia británica propone celebrar matrimonios homosexuales