La Iglesia en Irlanda se lamenta por un informe que denuncia golpes y abusos a menores