La Iglesia expulsó del sacerdocio a un obispo acusado de pedofilia

El ex nuncio en la República Dominicana Jozef Wesolowski enfrenta ahora un juicio penal y podría ir a prisión
Elisabetta Piqué
(0)
28 de junio de 2014  

ROMA.- En una nueva señal de que Francisco será inflexible ante casos de abuso sexual contra menores cometidos por el clero, por primera vez un nuncio -es decir, un embajador del Vaticano- fue condenado al estado laical o expulsión del sacerdocio, al ser hallado culpable en un juicio por pedofilia que abrió en su contra la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Así lo anunció ayer el Vaticano, que en un comunicado informó que con la "dimisión del estado clerical", la máxima pena para un prelado, concluyó el proceso contra el ex nuncio en la República Dominicana, el arzobispo polaco Jozef Wesolowski. El clérigo, de 66 años, fue acusado de haber cometido abusos sexuales contra menores en ese país, donde fue nuncio desde 2008 hasta el año pasado, cuando Francisco decidió removerlo.

El Vaticano indicó que Wesolowski tiene ahora dos meses de tiempo para recurrir la sentencia. De confirmarse esa decisión, la justicia del Vaticano abrirá un proceso penal, que se convertiría en el segundo que se celebre en el pequeño Estado desde que tuvo lugar el juicio contra Paolo Gabriele, el mayordomo de Benedicto XVI, quien fue declarado culpable hace dos años de haber robado documentos reservados de su despacho.

El comunicado del Vaticano también precisó que hasta ahora monseñor Wesolowski "tuvo una relativa libertad de movimiento", pero que, vista la sentencia que la Congregación para la Doctrina de la Fe dictaminó, "serán adoptadas todas las medidas adecuadas a la gravedad del caso del ex nuncio".

Para dar una idea de la importancia del castigo al ex prelado polaco, basta recordar que el ex fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel Degollado, pedófilo serial, fue castigado en 2006 por Benedicto XVI, que lo obligó a renunciar a cualquier ministerio público y a una vida reservada, pero jamás fue reducido al estado laical, sino que murió en enero de 2008 siendo sacerdote.

El ex nuncio había sido removido de su cargo a mediados de julio pasado, semanas después de que el arzobispo de Santo Domingo, el cardenal Nicolás López Rodríguez, le informó directamente al Papa sobre las acusaciones de pedofilia en su contra. Y en agosto la Congregación para la Doctrina de la Fe comenzó una investigación sobre el caso.

El escándalo estalló luego de que una investigación televisiva reveló que el prelado pagaba por tener sexo con menores y frecuentaba asiduamente una zona de Santo Domingo conocida por prostitución de menores.

El caso Wesolowski estuvo presente en los interrogatorios a los que fueron sometidos enviados del Vaticano por el comité de las Naciones Unidas de Ginebra sobre la aplicación de la Convención para la Protección de los Niños, en enero pasado, y nuevamente en mayo por el comité sobre la Convención contra la Tortura.

También se refirió al caso el cardenal Sean O'Malley, miembro de la comisión para la protección de los niños que creó Francisco, que se reunirá la semana próxima en el Vaticano, cuando el Papa también debe encontrarse, luego de una misa en Santa Marta, con víctimas de abusos.

Década de escándalos

Desde hace una década la Iglesia Católica se enfrenta a numerosos escándalos de abuso sexual a menores de sacerdotes y altos cargos desde Irlanda hasta Estados Unidos y Australia. La ONU criticó firmemente a la Iglesia por no castigar con la debida contundencia la pedofilia e incluso encubrir los casos cambiando de jurisdicción a los sospechosos de abuso sexual.

Wesolowski fue ordenado en 1972 por el entonces arzobispo de Cracovia, el cardenal Karol Wojtyla, más tarde Juan Pablo II. La prensa vincula su caso al de otro cura polaco, Wojciech Gil, acusado de abusos durante su estancia en ese mismo país.

Juan Pablo designó al denostado Wesolowski representante del Vaticano en Bolivia y después el prelado estuvo en varios países asiáticos hasta que Benedicto XVI lo asignó a la República Dominicana, en 2008.

Francisco, inflexible, ha prometido más de una vez acabar con los abusos en la Iglesia y reiteró que habría tolerancia cero. Con ese objetivo en vista, el año pasado enmendó las leyes del Vaticano, castigando con hasta 12 años de cárcel los actos sexuales con menores, la prostitución y la pornografía infantil. Y en mayo advirtió que los arzobispos "no tendrían privilegios".

Tercera cancelación en un mes

  • Francisco canceló ayer la visita a uno de los principales centros de salud de Roma, el hospital Gemelli, en la tercera vez este mes que el Pontífice, de 77 años, cancela o reduce un programa de su agenda debido a enfermedad o fatiga.
  • El Papa debía visitar el hospital Gemelli y celebrar misa en sus instalaciones en la tarde de ayer. Pero casi una hora después del momento previsto de su llegada, el Vaticano anunció que la visita quedaba cancelada debido a una "indisposición inesperada".
  • Pese a las dos cancelaciones previas, al Papa se lo vio notablemente bien durante un reciente viaje de doce horas hasta Calabria, y tiene por delante otro ajetreado fin de semana en Roma. Pero el Vaticano ha insistido que Francisco, que en agosto debería viajar a Corea del Sur, no padece ninguna dolencia mayor.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.