La inflación y la escasez, "bombas de tiempo" para Maduro

El gobierno demora la difusión del índice de aumento de precios y la oposición sugirió que lo están "maquillando"
Daniel Lozano
(0)
14 de diciembre de 2013  

CARACAS.- "Es una bomba de tiempo. Yo lo denomino «estancainflación»: una gran escasez, estancamiento e inflación. Y el regalo para los chavistas: una devaluación cercana al 100 por ciento."

La radiografía económica de Ángel García Banchs, director de la consultora Econométrica, es tan precisa y sombría que ni siquiera la esperadísima cifra de la inflación de noviembre podrá variar tal percepción, que el gobierno amenaza con publicar desde hace días.

En los diez primeros meses del año, la inflación se disparó al 45,8%, tras la subida de 5,1% en octubre. Anoche se esperaba el resultado de noviembre, luego de varios días de expectativa general y de ocultamiento gubernamental.

Pocas veces antes los técnicos de un banco central recibieron tanta presión para calcular el índice de precios como en el mes pasado. "En noviembre la inflación debería ser -5%, porque muchos productos están a mitad de precio. ¿Se darán cuenta los técnicos del Banco Central de Venezuela [BCV] de lo que está pasando más allá de la tecnocracia y la tecnología?", dijo el presidente Nicolás Maduro , con cara de muy pocos amigos, al pronosticar una deflación.

La toma de comercios y las rebajas socialistas a la fuerza, decretadas por Maduro en noviembre, frenaron su caída de popularidad y le otorgaron una victoria descafeinada en las elecciones municipales del pasado domingo.

Conseguido su principal objetivo, faltaba comprobar cómo habían incidido sus medidas populistas directamente en una inflación desbocada durante todo el año. Tanta fue la presión, que el BCV incumplió su propia normativa, retrasando durante tres días la publicación de los datos. Y estirándola durante todo un día para que navegara en un mar de rumores.

La firma Ecoanalítica había calculado previamente que los precios ajustados por el gobierno sólo afectan al 1,2% de la canasta familiar. Todos coinciden en que las medidas gubernamentales reprimen la inflación (ordenando manu militari la baja de precios), pero no atacan las causas que la generan.

"¿La estarán maquillando? Lo que nos llega extraoficial es que la escasez subió más", reveló el líder opositor Henrique Capriles.

Récord

Sea cual fuere la cifra final, Venezuela romperá récords este año y luchará a brazo partido con Siria y con Irán para conquistar la vergüenza de ser el país con mayor tasa de inflación del mundo.

Lo que sí se sabe por anticipado es que Venezuela encabezará las estadísticas continentales: el precio de los alimentos y bebidas no alcohólicas acumula un incremento hasta octubre del 72,1%, mientras que el promedio en el resto de los países es del 9,6%.

En los mentideros políticos de Caracas también se intuye que el gobierno aprovechará las vacaciones de Navidad para anunciar una segunda devaluación, luego de la concretada en febrero pasado.

"El asunto no es si van a devaluar, la pregunta es a cuánto. Lo más probable es que termina a 12 bolívares por dólar", sostiene el analista financiero Henkel García. O sea, el doble de la cotización actual. Barclays y Bank of America apuestan por subas muy parecidas.

La devaluación de la moneda siempre repercute en el aumento de la inflación, ya que encarece el costo de las importaciones en un país que depende de ellas. El cambio oficial, que el gobierno fija desde hace una década, está en 6,30 bolívares por dólar, frente al perseguido cambio paralelo, que se disparó en las últimas semanas por encima de los 60 bolívares por billete verde.

Otra medida que estudia el gobierno es la suba del precio del combustible, un tabú que Venezuela arrastra desde que se desató la rebelión popular conocida como el "Caracazo", en 1989. De hecho, Hugo Chávez no se atrevió a decretarla durante 14 años.

Ahora luce imprescindible. El Estado gasta 2000 millones de dólares en subvencionarlo y llenar un tanque no cuesta ni un dólar.

"No hay que prepararse para ningún sacrificio", insistió el vicepresidente Jorge Arreaza. "Nosotros vamos a equilibrar los precios a través de un sistema de fijación justo, donde el comerciante tenga una ganancia justa", adelantó.

"Si el triunfo político no se traduce en cambios económicos, la crisis económica se traducirá en cambios políticos", sentencia, pese al triunfo electoral del chavismo, Luis Vicente León, presidente de la consultora Datanálisis.

"Es previsible que con el aumento de compras que hay en diciembre, vamos a comenzar un primer trimestre precario. No vamos a ver mejoras en el abastecimiento ni en reducir la inflación", adelanta Jorge Roig, presidente de la patronal empresaria Fedecámaras.

Unos y otros coinciden: "Después de la borrachera del consumo", el primer trimestre de 2014 sufrirá una resaca muy intensa.

Rebaja crediticia por "radicalización"

La agencia Standard & Poor’s bajó ayer la calificación de Venezuela de B a B-. Aquí, las razones

  • Medidas extremas

    En un comunicado, la agencia explicó que la rebaja se basa "en una creciente radicalización de la política económica en los últimos dos meses, en el contexto de altos y persistentes niveles de polarización política". La agencia enfatizó que ese escenario podría ahondar el riesgo crediticio
  • Caída de las reservas

    La rebaja de la nota se debe, además, a la sostenida caída de las reservas internacionales, que –según la agencia– hará al país aún más sensible a los precios del petróleo. Según cifras del Banco Central, las reservas internacionales de Venezuela cayeron cerca de un 20% en el último año
  • Más políticas "erráticas"

    La agencia también anticipó una "continuación de las erráticas políticas económicas en Venezuela, que junto a las presiones sobre la liquidez externa y la sostenida polarización política, exacerbarán la dependencia del gobierno de los precios del petróleo"
  • Del editor: cómo sigue.

    Además de una devaluación, el gobierno apelaría a un ajuste público, que podría poner fin a la luna de miel de Maduro.

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.