La inseguridad, un mal que ignora el color político