La investigación confirmó irregularidades en el local