La inyección letal, con respaldo de la Corte