La jihad cree que el cambio le dará más reclutas