La Justicia brasileña abre la posibilidad de anular sentencias del Lava Jato