Fue el jefe de Interpol y ahora pasará 13 años preso en China

El expresidente de Interpol, en su última visita a la Argentina
El expresidente de Interpol, en su última visita a la Argentina Fuente: Archivo
(0)
21 de enero de 2020  • 10:22

PEKÍN.- La justicia china condenó hoy al exjefe de Interpol Meng Hongwei a 13 años y seis meses de cárcel por su participación en una trama de sobornos.

Meng, de 66 años, asumió la conducción del organismo internacional en noviembre de 2016, al mismo tiempo que se desempeñaba como viceministro de Seguridad Pública de su país, rol que ejerció durante casi 15 años. En junio pasado, se declaró culpable de haber aceptado 14,46 millones de yuanes (más de 2 millones de dólares) en dádivas. Meng no apelará la sentencia.

En septiembre de 2018, el funcionario emprendió un viaje a China del cual no regresaría. Su esposa denunció la desaparición ante la policía francesa al poco tiempo, pero tuvo que esperar diez días para que Pekín confirmara que había sido detenido por sospechas de corrupción. El incidente fue un golpe a la imagen del régimen comunista, que colocó a uno de sus líderes al frente a la organización internacional sin informar que estaba siendo investigado.

El caso provocó tensiones entre China y Francia. La esposa de Meng, que denunció haber sufrido un intento de secuestro, y sus dos hijos obtuvieron asilo político en Francia en mayo de 2019. Pekín denunció entonces "un abuso total del procedimiento francés" de asilo político.

Operación "manos limpias"

Poco después de su llegada al poder en 2013, el presidente Xi Jinping inició una campaña de lucha contra la corrupción que hasta la fecha castigó a por lo menos 1,5 millones de responsables del Partido Comunista en el poder, según datos oficiales.

Se sospecha que esta campaña, que fue bien recibida por la población, es también una excusa para apartar a opositores internos a la línea del jefe de Estado, que en 2018 se liberó de los límites constitucionales a la duración de su mandato.

Al momento de detener a Meng, Pekín anunció que su arresto se produjo en el marco de una campaña destinada a "eliminar completamente la influencia perniciosa" de Zhou Yongkang, el antiguo jefe de los servicios de seguridad, condenado en 2015 a cadena perpetua por corrupción, y quien había designado a Meng como vice ministro.

Meng estaba encargado de varios casos sensibles, sobre todo de los servicios antiterroristas y de la respuesta a la violencia en la región de Xinjiang (noroeste) de mayoría musulmana.

Agencia AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.