La justicia, el gran escollo para los secesionistas