Opinión. La lección de Brasil más allá de sus pesares