Opinión. La ley electoral, un chaleco antibalas para el presidente