Opinión. La melancolía de las ilusiones rotas