La moneda china, un arma de doble filo