El escenario. La necesidad de salvar a los bancos y no a los banqueros