La nueva ley de tierras abre otro conflicto

Chávez advirtió que se podrán expropiar
(0)
11 de diciembre de 2001  

CARACAS (EFE).- Un nuevo foco de tensión se abrió ayer en Venezuela, luego de que Hugo Chávez advirtió que la nueva ley de tierras y desarrollo agrario empezará a ejecutarse de inmediato y que ello incluirá corroborar los títulos de propiedad y adjudicar tierras a los campesinos.

"Oligarcas, temblad", exclamó el gobernante venezolano durante una concentración en Caracas para presentar la ley, el mismo día en que empresarios y sindicatos convocaban a un paro nacional para protestar contra esta y otras controvertidas medidas gubernamentales.

Un Chávez vehemente y casi afónico advirtió a los dueños de terrenos que en los próximos días su gobierno comenzará a corroborar la autenticidad de los títulos de propiedad "para ver si (efectivamente) tienen tierras".

"Estaremos pidiendo a los latifundistas los títulos de propiedad y estaremos adjudicando la tierra a los campesinos, como manda la ley de tierras", señaló el mandatario.

Trabajo ideológico

El presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), José Luis Betancourt, rechazó la promulgación de la ley de tierras por considerar que se "fraguó en predios oficiales a los que ni los ganaderos, ni los agricultores ni los trabajadores del campo tuvieron acceso".

El último 16 de noviembre, un grupo de parlamentarios interpuso ante el Tribunal Supremo de Justicia un recurso de nulidad contra esa legislación por considerarla inconstitucional y violatoria de algunos preceptos de la propiedad privada.

Chávez, sin embargo, afirmó que el paro de ayer, acatado, según los empresarios, en un 90 por ciento en Caracas y en el resto del país, es un trofeo para su revolución, que va a entrar "en una fase más profunda; reunámonos, la unión nos hace invencibles, llamo a acentuar el trabajo ideológico", exhortó Chávez.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.