La odisea de la saudita de 18 años que huyó de su familia podría terminar en Australia

La joven saudita Rahaf Mohammed al-Qunun es recibida por las autoridades de inmigración tailandesas en un hotel dentro del aeropuerto internacional de Bangkok.
La joven saudita Rahaf Mohammed al-Qunun es recibida por las autoridades de inmigración tailandesas en un hotel dentro del aeropuerto internacional de Bangkok. Fuente: Reuters
(0)
9 de enero de 2019  • 11:12

BANGKOK.- El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) pidió a Australia que considere recibir en calidad de refugiada a la joven saudita de 18 años que huyó a Tailandia por miedo a que su familia la asesine, según informó hoy el gobierno australiano.

"Acnur ha remitido el caso de Rahaf Mohammed al-Qunun a Australia para su consideración de recibirla como refugiada", dijo el Departamento de Seguridad Nacional de Australia en un correo electrónico. El gobierno australiano añadió que considerará el caso "de la forma habitual, como hace con todas las derivaciones de Acnur".

La joven saudita había llegado al aeropuerto internacional de Bangkok el sábado en un vuelo desde Kuwait cuando alegó que sufría "abusos físicos, psicológicos y verbales" por parte de su familia y alertó del riego que corría su vida si, como inicialmente dictaminaron las autoridades inmigratorias del país asiático, debía emprender el regreso forzoso.

Por miedo a que la deportaran, Al-Qunun se encerró en una habitación del hotel del aeropuerto y comenzó a contar su caso a través de Twitter, que se viralizó rápidamente y alarmó a las organizaciones de derechos humanos, que ejercieron presión sobre el gobierno tailandés.

Después de una reunión anteayer entre las autoridades inmigratorias y representantes de Acnur, Tailandia permitió la entrada a la joven y el martes empezó el proceso de solicitud de asilo en un tercer país.

Rahaf Mohammed al-Qunun reside por ahora en el país bajo la salvaguarda de Acnur y se hospeda en un albergue seguro. "Estamos agradecidos de que las autoridades no la enviaran de regreso a Arabia Saudita y estamos proporcionándole protección", reconoció el representante de Acnur en Tailandia, Giuseppe de Vincentis.

El padre -un gobernador de Al Sulaimi, una ciudad de la provincia norteña de Hail- y el hermano de Rahaf llegaron a Tailandia con la intención de encontrarse con la joven, pero la ONU deberá aprobar la reunión, según precisó el jefe de inmigración tailandés, Surachate Hakpan. "Mi padre acaba de llegar, algo que me inquieta. Quiero irme a un país en el que pueda solicitar asilo", publicó Al-Qunun al respecto.

El caso de Rahaf al-Qunun ha centrado de nuevo la atención en las estrictas normas sociales de Arabia Saudita, entre ellas que una mujer cuente con el permiso de un " mahram" -tutor masculino- para viajar al extranjero, someterse a una intervención quirúrgica, casarse, alquilar un departamento, matricular a sus hijos en un colegio o abrir una cuenta bancaria; una práctica que, según grupos de Derechos Humanos, puede convertir a mujeres y chicas en prisioneras de familias abusivas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.