La ola de violencia en Egipto ya dejó cerca de 900 muertos