La guerra que no termina: homenaje en Ginebra mientras sigue la violencia. La ONU, blanco de reclamos a un año del ataque a su sede