Hay un millón y medio de personas en situación desesperante. La ONU retomó el envío de ayuda a Myanmar