Coronavirus: En opinión de los expertos, ¿puede EE.UU. ser víctima de otro brote de contagios?

Nueva York es el punto con más infectados del planeta; con un baja en la tendencia de contagios, las autoridades ya han delineado un plan para la reapertura del estado
Nueva York es el punto con más infectados del planeta; con un baja en la tendencia de contagios, las autoridades ya han delineado un plan para la reapertura del estado Fuente: AP
Domitila Dellacha
(0)
18 de abril de 2020  • 11:02

NUEVA YORK.- En el recuerdo ha quedado la postal idónea de lo que era Nueva York. Solo semanas fueron necesarias para que su imagen de película fuera desterrada para convertirse en una escena postapocalíptica, con el avance del coronavirus como protagonista. Tras haberse convertido en el lugar con más casos del planeta, el mundo habla de la Gran Manzana como un mal que debe ser evitado. Con la idea de reabrir la economía del país a nivel nacional, ¿puede Estados Unidos ser víctima de una segunda ola de contagios?

Con más de 700.000 casos y de 37.000 muertes, Estados Unidos es la nación que lidera en ambas tablas. Con Nueva York como epicentro , el país continúa viendo incrementos en distintos focos de contagio en su extenso territorio. Mientras el presidente Donald Trump ya estableció los lineamientos para la reapertura económica, los científicos auguran que se debe ver una baja sostenida de la curva para empezar a pensar en eso.

"Lo peor ya pasó", dijo el gobernador del estado Andrew Cuomo, quien hace días habló de un "cauto optimismo" por el descenso en las cifras de hospitalizaciones en Nueva York. Junto a los representantes de otros seis estados del este -Nueva Jersey, Connecticut, Pennsylvania, Rhode Island, Delaware y Massachusetts-, el mandatario estatal presentó un plan para reabrir el estado, un proceso que podría durar hasta 18 meses. Autoridades trabajan en el desarrollo de estrategias para comenzar a aliviar restricciones que han detenido la diaria.

Juntos, los siete estados aliados han registrado un total de 381.000 casos, más del mitad del total de infectados en Estados Unidos . Además, más de 19 mil muertes han sido asentadas en esos territorios, lo que representa un 63% de los fallecimientos en el país.

LA NACION consultó a doctores especialistas en infectología para conocer cuál podría ser el panorama las próximas semanas en el país norteamericano y en el resto del continente, donde muchos focos recién han comenzado su primera fase de desarrollo.

Más brotes­, ¿y una segunda ola?

Joseph Vinetz, doctor especializado en infectología y profesor en la universidad de Yale, indicó a LA NACION que lo sucedido en el estado de Nueva York puede ser un ejemplo de algo que podría llegar a ocurrir en otros puntos del mundo como Buenos Aires, no solo en Estados Unidos. "Este es el fin del principio, pero no el principio del fin; veremos olas de contagios por los próximos meses", indicó el especialista, quien remarcó le gustaría poder ser más optimista.

Tres semanas después de haber confirmado su primer caso, Nueva York se convirtió en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos. Poco más de 20 días fueron suficientes para que el virus avanzara a un ritmo acelerado y se metiera en los hogares de miles de personas. Científicos como Thomas Frieden, exdirector del Centro de Control de Enfermedades (CDC, por su siglas en inglés), han remarcado que si las autoridades hubieran cerrado el estado una semana antes de tiempo, hoy estaríamos hablando un 50 u 80% menos de muertes.

Las medidas de control y prevención como el distanciamiento social son clave en la lucha contra el coronavirus
Las medidas de control y prevención como el distanciamiento social son clave en la lucha contra el coronavirus Fuente: AFP

Como un fuego, el virus avanzó sin disciplina por los centros urbanos cercanos a la Gran Manzana: Nueva Jersey vio un crecimiento exponencial en cuestión de días, y se convirtió en el segundo punto más afectado del país con más de 78.000 casos y casi 3900 muertes.

El especialista en infectología de la universidad de Columbia Jeffrey Shaman, responsable de proyecciones que fueron utilizadas por la Casa Blanca y demás gobiernos estatales, habló con LA NACION e indicó que es muy difícil confirmar a ciencia cierta si se dará una segunda ola, pero que la probabilidad existe. "Nosotros desarrollamos proyecciones, no pronósticos, y debo decir que hay un número de elementos que no conocemos que podrían derivar en una segunda ola", indicó.

El experto determinó que si se relajan los controles por completo antes de tener una vacuna o un tratamiento efectivo, no hay nada que pueda detener ese segundo brote.

"Mientras una gran parte de la población esté expuesta a infecciones, el virus tiene la oportunidad de recuperarse", indicó Shaman, quien subrayó la importancia de no aquietar muy pronto los controles como el distanciamiento social y el uso de barbijos porque, de no hacerlo, las chances de una segunda ola aumentan sustancialmente.

¿Sería una fuerte segunda ola? Shaman contestó: "Uno podría presumir que las sociedades están aprendido sus lecciones a medida que avanzan, y si ven que esto está regresando entrarían en pánico, reaccionarían en intentarían abordarlo con rapidez".

En Nueva York el estado tuvo que acudir a la compra de camiones frigoríficos para almacenar los cuerpos de las víctimas del coronavirus
En Nueva York el estado tuvo que acudir a la compra de camiones frigoríficos para almacenar los cuerpos de las víctimas del coronavirus Fuente: AFP

En este sentido, el especialista de la Universidad de Columbia indicó que hay una característica en el sistema que puede resultar muy problemático: la transmisión que infecta a las personas no se observa hasta diez días más tarde; ese es el tiempo que pasa hasta que alguien desarrolla síntomas, se hace una prueba y es contabilizado como un caso positivo. "Esto permite que el crecimiento y la propagación [de los casos] tengan lugar sin ningún tipo de reconocimiento hasta avanzadas las infecciones", dijo Shaman.

En esencia, lo que evitaría un segundo brote en ciudades de población densa sería el permanente control, los testeos y la aplicación de medidas como el distanciamiento social.

Nueva York y el por qué de su crisis

Shaman explicó que Nueva York tiene ciertas particularidades que la hacen casi única: la ciudad de Nueva York es el punto de mayor densidad en Estados Unidos. En Manhattan, millones de personas viven concentradas en un territorio que a diario se duplica con el ingreso de trabajadores que viven en los alrededores de la Gran Manzana.

Esa densidad, sumada al uso de transporte público como elemento central para el movimiento de individuos dentro de la ciudad, ha sido uno de los motivos por los cuales se convirtió en el epicentro de la pandemia a nivel global.

Ciudades como Los Ángeles pueden tener altos niveles poblaciones, pero no representan una amenaza tan grande como Nueva York porque la movilidad de las personas se da -en su mayoría- en autos. El nivel de exposición es mucho más bajo, explicó Shaman a este medio.

Con casi un cuarto de millón de casos, Nueva York es el estado que más sufrió el golpe del coronavirus
Con casi un cuarto de millón de casos, Nueva York es el estado que más sufrió el golpe del coronavirus Fuente: AFP

"El hecho de que este virus se mueva por el mundo hace que las ciudades sean más afectadas que las áreas rurales; es consistente con lo que entendemos al respecto", dijo, y añadió: "Se alimenta del contacto humano, y Nueva York es el área más densa de Estados Unidos".

Según Shaman, es lógico que si se observa zonas rurales como Arkansas o Montana -donde no se tienen los niveles de contacto que sí hay en Neuva York- puede que haya algún brote, pero no a los niveles potenciales que alcanzó la Gran Manzana u otros centros urbanos de mayor densidad.

¿Tiempo de reapertura?

Al ser consultado por cuáles serían condiciones seguras para volver a abrir una ciudad o un país, Vinetz señaló que la respuesta aún no se sabe a ciencia cierta. "Mucha gente habla de anticuerpos, pero creo que menos de un 1 por ciento de la población estadounidense tendrá anticuerpos positivos, y eso no necesariamente significa que alguien esté protegido ante nuevas infecciones". En ese sentido, el profesor de Yale subrayó que no hay una bala mágica para terminar con esta problemática. "A menos que encontremos una pastilla que pueda prevenir esta infección, o hasta que tengamos una vacuna, no sé cuál es la respuesta", indicó, y remató: "No voy a fingir que tengo la sabiduría para tomar esa decisión".

Shaman, por su parte, indicó que para poder hablar de una reapertura se deben tener en cuenta dos factores esenciales que incluyen la baja sostenida de la curva de casos. "Antes de considerar realmente relajar los estándares de distanciamiento social y poder volver a trabajar, debemos evitar remover la carga sobre nuestro sistema de atención médica. Necesitamos eliminar ese aumento que lo ha estado abrumando para que se pueda brindar buena atención y no una atención de gestión de crisis", enfatizó.

El sistema de salud tiene que ser descomprimido antes de pensar en abrir una ciudad, dicen los especialistas
El sistema de salud tiene que ser descomprimido antes de pensar en abrir una ciudad, dicen los especialistas Fuente: AFP

En segundo lugar, según el especialista de Columbia, es preciso llevar el número reproductivo básico de contagio (R0 en la jerga de los científicos) muy por debajo de 1. "Al hacerlo, en lugar de crecimiento, veríamos una fuerte disminución en los casos", señaló Shaman.

"Esto es la nueva normalidad que se tendrá que descubrir: ¿podemos en Estados Unidos usar algún modelo como el de Corea del Sur, donde el uso de barbijos es intenso, donde se hace una increíble cantidad de testeos que son respaldados por rastreos?", dijo el especialista.

Y concluyó: "Estos son los problemas que necesitamos explorar: ¿cuál es la combinación de actividades que podemos poner en marchas y que nos permitirán mantener esto controlado?".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.