La oposición busca desgastar a Dilma con una nueva denuncia

Las cuatro principales fuerzas presentaron un escrito ante la Procuraduría por supuestos delitos fiscales del gobierno
Alberto Armendáriz
(0)
28 de mayo de 2015  

RÍO DE JANEIRO.- La posibilidad de un juicio político a Dilma Rousseff puede estar todavía lejos ante la falta de evidencias concretas sobre la responsabilidad de la presidenta en el escándalo de corrupción de Petrobras. Aún así, firme en su propósito de desgastar al gobierno, la oposición brasileña presentó ante la Procuraduría General de la República una denuncia formal contra la mandataria por supuestos delitos contra las finanzas públicas y falsedad ideológica en maniobras destinadas a mantener artificialmente el superávit fiscal.

La medida, de dudoso éxito, fue introducida por las cuatro principales fuerzas opositoras: el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el Partido Popular Socialista (PPS), los Demócratas (DEM) y Solidaridad (SD). Sus representantes sostienen que Dilma incurrió en "delito de responsabilidad" por haber permitido que, para hacer cuadrar las cuentas públicas, su equipo económico retuviese en 2013 y 2014 fondos del Tesoro destinados al pago de programas sociales administrados por el Banco do Brasil y la Caixa Económica Federal.

"Eso que se acostumbra llamar «pedaleadas fiscales», en las que los bancos públicos financian a su controlador [el gobierno], es algo que está prohibido de forma extremadamente clara por la ley de responsabilidad fiscal", explicó Aécio Neves, presidente del PSDB.

La acción de la oposición se basa en el proceso que se desarrolla en el Tribunal de Cuentas de la Unión, que el mes pasado afirmó que estas maniobras fiscales configuran de hecho un préstamo irregular de los bancos públicos al Tesoro, y citó para dar aclaraciones al ex ministro de Economía, Guido Mantega, y a otros 16 funcionarios del equipo económico. Los opositores creen que es posible trasladar la responsabilidad final a la presidenta y en su denuncia citaron como ejemplos casos de alcaldes condenados por irregularidades semejantes.

"Si en el ámbito municipal responde por los delitos contra las finanzas el alcalde, simétricamente, en el ámbito federal responde el presidente de la República", argumentó la solicitud que fue confeccionada bajo la supervisión del reconocido jurista Miguel Reale, ex ministro de Justicia durante el gobierno del socialdemócrata Fernando Henrique Cardoso.

Tras las masivas manifestaciones que sacudieron al país en marzo y abril por el escándalo de Petrobras, el PSDB había solicitado a Reale un análisis sobre las posibilidades de presentar en el Congreso un pedido de juicio político a la mandataria. Sin embargo, el jurista concluyó que la investigación judicial aún no había aportado pruebas explícitas sobre la responsabilidad de la presidenta en el esquema de sobornos cobrados por ex directivos de Petrobras a las principales constructoras brasileñas. Mientras tanto, recomendó avanzar por el lado de las "pedaleadas fiscales" que supondrían delitos contra las finanzas públicas y falsedad ideológica, con penas de uno a cinco años de prisión.

De cualquier manera, demostrar la responsabilidad final de la presidenta supone un proceso largo y arduo. El pedido primero tiene que ser aceptado por el procurador general de la República, Rodrigo Janot, que ya ha manifestado la inviabilidad del proceso por tratarse de hechos ocurridos fuera del actual mandato de la presidenta. En segundo lugar, si la Procuraduría aceptara la denuncia, ésta tendría que presentarla luego a la Cámara de Diputados, donde requeriría de la aprobación de 342 de sus 513 miembros para que la mandataria sea "suspendida" de su cargo por hasta seis meses para enfrentar las acusaciones en un juicio ante el Supremo Tribunal Federal.

"Esta acción de la oposición dará más trabajo al gobierno, manchará la imagen de la presidenta y la dejará más debilitada si eventualmente llegase a haber pruebas en su contra por la corrupción en Petrobras que permitan un pedido de impeachment", señaló a la nacion David Fleischer, politólogo de la Universidad de Brasilia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?