La peor tragedia aérea de la historia del fútbol hunde en la desolación a Brasil

El avión que trasladaba al equipo que iba a jugar la final de la Copa Sudamericana se estrelló cerca de Medellín; hubo 71 muertos y 6 sobrevivientes; todavía se investigan las causas
(0)
30 de noviembre de 2016  

En el estadio del Chapecoense, el dolor de los hinchas por la tragedia
En el estadio del Chapecoense, el dolor de los hinchas por la tragedia Fuente: Reuters - Crédito: PAULO WHITAKER

MEDELLÍN.- Un páramo montañoso a 3300 metros sobre el nivel del mar, brumoso y helado, fue el último destino de los futbolistas del modesto club brasileño Chapecoense , luego del accidente del avión en el que viajaban para luchar por la gloria máxima de la historia de un equipo que unos años atrás sufría en la cuarta división y que, tras una campaña soñada, volaba a definir la Copa Sudamericana, el partido más importante de su historia.

La tragedia trascendió el luto que vivió el mundo deportivo y conmocionó no sólo a Brasil, sino a toda América latina, que buscaba respuestas. Todavía no estaban claras las causas del accidente, aunque se sabe que el piloto había reportado una falla eléctrica.

La vida se paralizó en la pequeña ciudad de Chapecó, en el estado de Santa Catarina, cerca de la frontera con la Argentina y Paraguay. Sus 200.000 habitantes se debatían con la noticia de la tragedia como una pesadilla que entregaba detalles con cuentagotas, y con la expectativa de que algunos de sus ídolos después de todo se salvaran. Ayer, muchos de sus habitantes trasladaron su luto a las calles, y el club planeaba un velorio masivo en el estadio.

Un total de 77 personas -entre tripulantes, futbolistas, directivos y periodistas- viajaban a bordo del British Aerospace 146, un avión con capacidad para cerca de 100 pasajeros que operaba la aerolínea boliviana LaMia y utilizado para vuelos chárter. Esta misma nave fue utilizada por la selección argentina hace 18 días en las eliminatorias.

Durante la tarde se localizaron las cajas negras, que deberían esclarecer en buena medida la investigación. El director de la Aeronáutica Civil colombiana, Alfredo Bocanegra, reveló que la tripulación reportó fallas eléctricas, pero también se investiga la versión de un sobreviviente de que el avión se quedó sin combustible a cinco minutos de aterrizar en el aeropuerto José María Córdova, en las afueras de Medellín.

El avión transportaba al equipo brasileño desde Santa Cruz de la Sierra, en el este de Bolivia, adonde la delegación había llegado en un vuelo comercial desde San Pablo.

Autoridades de la aviación brasileña dijeron que le habían negado el pedido a LaMia para realizar el vuelo chárter directamente desde San Pablo alegando que sólo una empresa brasileña o colombiana tienen permiso para realizar esa ruta.

Hasta anoche había 71 víctimas, mientras los seis sobrevivientes (tres de ellos jugadores) resistían con heridas de consideración en clínicas de Medellín y otros centros médicos de la región. Al principio se creía que eran 81 las personas a bordo, pero luego se supo que cuatro de ellas no tomaron el vuelo para el que tenían pasajes.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se comunicó con su par brasileño, Michel Temer, para expresarle su solidaridad con el pueblo de Brasil. "En este momento avanza la investigación sobre las circunstancias exactas y posibles causas de esta triste tragedia", dijo el mandatario en televisiva.

Los rescatistas enviados a la zona cobraron ánimos cuando a poco de llegar al lugar, durante la noche del lunes al martes, sacaron a tres pasajeros con vida entre los escombros. Pero las fuertes lluvias y la escasa visibilidad obligaron a suspender la búsqueda, y al reanudarse los socorristas dieron apenas con otros tres sobrevivientes, en un panorama de desolación absoluta que dinamitó las pocas esperanzas que pudieron generarse. Los cuerpos de las víctimas estaban esparcidos en un lugar escarpado, de donde fueron extraídos con helicópteros militares.

"Nos encontramos este panorama tan desastroso... El avión quedó totalmente destrozado. Las lluvias afectan, pero nosotros no vamos a parar. Aquí vamos a estar hasta que rescatemos el último de los cuerpos", declaró el ministro de Transporte colombiano, Jorge Eduardo Rojas. "Para el estado en el que acabo de ver el avión, destruido, es un milagro que haya seis sobrevivientes", dijo por su parte el gobernador del estado de Antioquia, donde sucedió el accidente, Luis Pérez.

Cientos de hinchas y familiares de las víctimas se congregaron en los alrededores del estadio Arena Condá, la sede del Chapecoense, en una vigilia por los muertos.

El gobierno brasileño decretó tres días de duelo nacional por la tragedia, que generó expresiones de condolencias en todos los rincones del planeta y conmovió al mundo del fútbol. Desde Lionel Messi y Diego Maradona hasta el mítico Pelé, fueron decenas las figuras y los clubes que acompañaron con mensajes de aliento al pueblo de Chapecó.

"Éste no era sólo un grupo en el que todos se respetaban, era una familia", dijo Plinio David de Nes Filho, un directivo del club, en declaraciones a Globo TV. "Antes de subirse al avión dijeron que iban a hacer su sueño realidad. Y esta mañana el sueño terminó", agregó.

El rival de Chapecoense en la imposible final de hoy en Medellín, Atlético Nacional, solicitó a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) que declare campeón al club brasileño, y otros clubes de Brasil ofrecieron cederle jugadores para remontar la catástrofe que lo sacudió hasta los cimientos. "Se trata de un gesto mínimo de solidaridad que se encuentra a nuestro alcance ahora, pero que tiene el objetivo sincero de reconstruir la institución y parte del fútbol brasileño que se perdió hoy", señalaron varios clubes en un comunicado.

Al borde de la bancarrota, este club de 43 años volvió a ver la luz en 2009, cuando consiguió clasificarse para la cuarta división. Ahí comenzó un despegue que este año lo convirtió en la revelación del continente. El club se disponía a usar otro estadio, con el doble de capacidad del propio, para encarar el partido de vuelta de la final, que debía disputarse la semana próxima.

"Atlético Nacional invita a Conmebol a que el título de la Copa Sudamericana le sea entregado a la Associação Chapecoense de Futebol como laurel honorífico a su gran pérdida y en homenaje póstumo a las víctimas del fatal accidente que enluta nuestro deporte -escribió el club colombiano en un comunicado-. De nuestra parte, y para siempre, Chapecoense Campeón de la Copa Sudamericana 2016."

Una tragedia cuyas causas aún se desconocen

Qué se sabe

Víctimas

Un total de 77 personas -entre tripulantes, futbolistas, directivos y periodistas- viajaban a bordo del avión que se estrelló cerca de Medellín; sólo sobrevivieron seis

Partida

Chapecoense se embarcó en el avión de LaMia en Santa Cruz de la Sierra; la empresa no pudo llevar al equipo desde San Pablo por falta de un acuerdo aeronáutico

El lugar

El accidente se produjo en las inmediaciones del cerro El Gordo, en el departamento de Antioquia (Noroeste); al lugar sólo es posible llegar a pie o en helicóptero

Comunicación

Once minutos después de pedir prioridad de aterrizaje, el avión dio dos vueltas en círculo y la torre de control perdió la comunicación con los pilotos

Qué no se sabe

Fallas

Los pilotos comunicaron fallas eléctricas a la torre de control del aeropuerto de Medellín, pero las autoridades aún no determinaron las causas del accidente

Combustible

Algunas fuentes apuntan a la posibilidad de que el avión se haya quedado sin combustible para llegar hasta Medellín, a sólo 50 kilómetros del aeropuerto

"Prioridad"

Nadie pudo explicar aún por qué el comandante no pidió el nivel de "emergencia" para aterrizar en vez de "prioridad"; podría haber sido para evitar una multa

Cajas negras

Los rescatistas ubicaron las dos cajas negras del avión siniestrado, pero pasarán días hasta que los técnicos revelen su contenido, clave para la investigación

Agencias AFP, AP, EFE y Reuters

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?