La policía saudita dejó huir a los terroristas