Opinión. La prensa también vivió su peor tragedia