La presidenta del Parlamento catalán niega la secesión y esquiva la cárcel