La propuesta de regular Internet, impulsada por Brasil, fue celebrada por varios países