La reasunción de Tabaré juntará a Biden y Raúl Castro

Los líderes viajarán para la ceremonia en Uruguay; esta semana empieza en EE.UU. otra ronda de diálogo
(0)
24 de febrero de 2015  

MONTEVIDEO.- Este domingo, cuando se produzca el cambio de mando en Uruguay, el presidente de Cuba, Raúl Castro, y el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, se encontrarán en Montevideo ante la mirada de un continente que espera con atención los resultados del proceso de normalización de las relaciones entre ambos países.

La convergencia de Castro y Biden del domingo, cuando el presidente de Uruguay, José Mujica, traspase el mando a Tabaré Vázquez, ambos del Frente Amplio, se dará dos días después del inicio de la segunda ronda de negociaciones entre Estados Unidos y Cuba en Washington.

También participarán en la ceremonia de Montevideo los presidentes Nicolás Maduro (Venezuela), Dilma Rousseff (Brasil), Michelle Bachelet (Chile), Horacio Cartés (Paraguay), Evo Morales (Bolivia), además de cancilleres y gobernantes de otros países. No se había recibido todavía la confirmación de la Argentina, Colombia, Ecuador y Perú.

Biden y Castro acompañarán la ceremonia en el Palacio Legislativo de la capital uruguaya, donde se reunirá también la Asamblea General en la Cámara de Representantes del país. De esta manera, el encuentro fortuito acercará a ambos líderes en un contexto de negociaciones históricas entre sus países.

El proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos se anunció en diciembre pasado, y desde entonces el embargo sobre la isla se flexibilizó, así como también la libertad de los cubanos para viajar. Por su parte, empresas como Visa, Mastercard, United Airlines, Netflix y, hace pocos días, Apple anunciaron sus planes para vender sus productos y servicios en la isla.

Este viernes se llevará a cabo la segunda ronda de las negociaciones en las oficinas del Departamento de Estado en Washington, según confirmó la vocera del gobierno norteamericano Jen Psaki.

Senadores del Partido Demócrata de ese país dijeron que existía el suficiente apoyo entre los republicanos para levantar el embargo que pesa sobre Cuba desde 1960, aunque con modificaciones al proyecto inicial.

Pero no sólo el embargo se discutirá el viernes. Estados Unidos quiere reabrir su embajada en La Habana y restablecer los beneficios de su cuerpo diplomático en la isla como primer paso.

Cuba, por otro lado, busca ser removida de la lista de países que apoyan al terrorismo, una lista confeccionada por el mismo Departamento de Estado que organiza la ronda de negociaciones.

La Habana también pide a Estados Unidos que deje de apoyar a los disidentes cubanos que desde tiempos de la revolución cubana de 1959 se convirtieron en un símbolo, principalmente desde el estado de Florida, de la oposición contra Fidel Castro. Pero Washington se ha negado repetidas veces a soltar la mano de un sector políticamente activo en el país.

Se espera que la ronda de negociaciones produzca avances en cuanto al restablecimiento de las misiones diplomáticas de los dos países y, a través de éstas, los lazos formales entre ambos gobiernos. Pero la normalización de las relaciones, especialmente en lo referido al comercio, el libre movimiento de personas y el levantamiento total del embargo, llevará mucho más tiempo, según el analista Daniel Trotta.

Optimismo

Los legisladores norteamericanos son más que optimistas. "Ya puedo ver los barcos amarrados en Mariel con containers llenos de la mejor comida producida en el mundo, viniendo de Missouri a Cuba, si podemos continuar este complicado y difícil proceso hacia la normalización", dijo la senadora por el estado de Missouri Claire McCaskill, durante una visita a Cuba la semana pasada.

No sólo las empresas norteamericanas se beneficiarían: la tabacalera estatal cubana Habanos SA anunció ayer que espera lograr entre el 25 y el 30% del mercado de Estados Unidos en cuanto levanten el embargo. Se trataría de ventas de entre 70 y 90 millones de dólares. En el mismo día otra tabacalera de la isla, Cubatabaco, ganó un litigio de la Corte Suprema de Estados Unidos para utilizar exclusivamente el famoso nombre "Cohíba".

Se estima que el tabaco y el ron cubanos serán la punta de lanza del restablecimiento del comercio entre ambos países, si las negociaciones tienen éxito.

La visita de legisladores a la isla fue liderada por Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara baja del Congreso estadounidense, que viajó acompañada de otros ocho legisladores.

Sin embargo, la encargada de las negociaciones por parte del gobierno de Estados Unidos, Roberta Jacobson, advirtió que normalizar relaciones después de décadas de hostilidad llevará tiempo.

Su par Josefina Vidal, jefa de la delegación cubana, señaló que levantar el bloqueo económico contra Cuba es esencial para continuar las negociaciones.

Jacobson y Vidal lideraron las negociaciones durante la primera ronda de negociaciones, el 21 y 22 de enero en La Habana, y el Departamento de Estado confirmó que repetirán sus roles el viernes.

Agencias DPA y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.