Opinión. La rebelión ciudadana contra la austeridad