La reelección de Lula, casi un hecho