La región atrae cada vez más la mirada de Pekín