La respuesta de Trudeau ante la condena a muerte de un canadiense en China

Justin Trudeau, primer ministro canadiense, se mostró preocupado por la decisión "arbitraria" de China de aplicar la pena de muerte
Justin Trudeau, primer ministro canadiense, se mostró preocupado por la decisión "arbitraria" de China de aplicar la pena de muerte Fuente: Reuters
(0)
14 de enero de 2019  • 13:02

CANADÁ (AFP) El caso de Lloyd Schellenberg, el ciudadano canadiense condenado a muerte por un tribunal de China acusado de traficar droga, despertó la respuesta inmediata del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien acusó al gigante asiático de haber actuado "arbitrariamente" a la hora de dictar ese veredicto extremo y estimó que la situación es "preocupante".

"Es muy preocupante para nosotros como gobierno, así como debería serlo para todos nuestros amigos y aliados internacionales, que China haya decidido arbitrariamente aplicar la pena de muerte en casos como este, de un canadiense", aseguró en una conferencia de prensa el primer ministro de Canadá.

Las declaraciones del premier canadiense refieren a la situación que viene viviendo en China su compatriota Roberto Lloyd Schellenberg, de 36 años, que había sido condenado en primera instancia a 15 años de prisión en noviembre del año pasado acusado de tráfico de drogas y cuya pena fue recientemente agravada y fue condenado a muerte por el Tribunal Supremo de la provincia de Liaoning.

Lloyd Schellenberg fue condenado en primera instancia a 15 años de prisión y luego condenado a muerte
Lloyd Schellenberg fue condenado en primera instancia a 15 años de prisión y luego condenado a muerte Crédito: Familia Schellenberg

Esta última sentencia tuvo lugar en momentos en que las relaciones entre China y Canadá están tensas debido a la reciente detención en Vancouver - a pedido de Estados Unidos - de Meng Wanzhou, directiva de la compañía china Huawei, e hija, además, de uno del creador de dicha empresa. Meng, que fue liberada inmediatamente, había sido detenida por haber violado las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán.

"No soy un traficante de drogas, vine a China a hacer turismo", afirmó en tanto Schellenberg este lunes luego de recibir la sentencia en el juicio. El tribunal chino, en tanto, informó al joven que podía apelar la defensa.

No es la primera vez que el joven clama por su inocencia, aunque esta vez la respuesta del: "El tribunal rechaza totalmente las explicaciones y la defensa del acusado, porque contradicen los hechos". El veredicto de la sentencia de muerte fue pronunciado en una sala de audiencia repleta, donde había 70 observadores, entre los cuales se encontraban diplomáticos canadienses y tres periodistas extranjeros.

A la situación tensa entre China y Canadá por la condena de Schellenberg hay que sumar el componente poco alentador para el joven canadiense de que, s egún un informe de Amnistía Internacional, China sigue siendo el mayor ejecutor de penas de muerte del mundo. Aunque la cifra se desconoce, según se cree, en 2017, en el gigante asiático se produjeron miles de ejecuciones, según informó el organismo.

La corte intermedia de Justicia de Dalián, donde se condenó a muerte a Schellenberg, en la provincia de Liaoning
La corte intermedia de Justicia de Dalián, donde se condenó a muerte a Schellenberg, en la provincia de Liaoning Fuente: Reuters - Crédito: China Stringer Network

En ese sentido, cabe recordar que en el año 2009, China ejecutó mediante la pena de muerte a Akmahl Shaikh, un ciudadano británico, por tráfico de heroína, y a pesar de infinidad de reclamos realizados por Gran Bretaña.

Otra situación relevante a tener en cuenta en la relación Toronto-Pekín es que, luego de la detención de la directiva de Huaiwei en Estados Unidos, el 1 de diciembre, en China fueron detenidos dos canadienses: Michael Kovrig, exdiplomático y el empresario Michael Spavor, por "amenazas a la seguridad nacional".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.