A 62 días de los atentados: repercusiones de la tragedia. La sede central de la ONU se convirtió en un virtual búnker