La seguridad de Pinochet tiene su precio