El escenario. La silla vacía, un costo menor