La Sputnik V llegó a uno los lugares con mayor mortalidad del mundo