Medio Oriente. La sucesión saudita, señal de cambio en los intereses de Riad