EE.UU. La sufrió Obama y ahora le toca a Trump: la intransigencia conservadora